De acuerdo a una publicación de American Journal of Ophthalmology, revela el caso de una mujer de 59 años, que después de una manipulación de columna cervical, con una técnica de quiropráctico, presentó constantes problemas en tres puntos de su visión, lo que se le conoce como hemorragias preretinales.