Adiós a los autos eléctricos: ya los están reconvirtiendo a carros de combustión

A pesar de los múltiples incentivos, la progresión de las ventas de carros eléctricos no ha seguido el ritmo que debería. En primer lugar, para cumplir con los ambiciosos objetivos establecidos por la Unión Europea, los cuales están directamente ligados a la reducción de emisiones de CO2. En segundo lugar, para lograr las metas que se han trazado los fabricantes para garantizar la rentabilidad de sus productos.


Eléctrico o a gasolina


Como nos cuentan en Diario Motor, en 2007 se lanzó el nuevo FIAT 500, un vehículo utilitario urbano que mantiene su presencia en los concesionarios hasta la actualidad, siendo fabricado en la planta de Tychy, Polonia. A lo largo de estos años, FIAT realizó las actualizaciones necesarias en uno de sus modelos más emblemáticos, incluyendo la introducción de la mecánica que está disponible en la actualidad: un híbrido ligero que cumple con los requisitos para obtener la etiqueta ECO.

En 2020, se introdujo el nuevo FIAT 500e, un vehículo completamente nuevo desarrollado para ser exclusivamente eléctrico y fabricado en Mirafiori, Turín. Debido a regulaciones normativas, la producción del FIAT 500 de 2007 pronto cesará en Tychy, lo que significa que la única opción que ofrecerá FIAT será el modelo eléctrico 500e.

No obstante, en 2023, FIAT produjo un total de 77,260 unidades del 500e, lo cual queda notablemente por debajo de los objetivos establecidos. Además, se espera un aumento en la producción anual hasta alcanzar las 175,000 unidades, según informa Automotive News, con FIAT solicitando este incremento a sus proveedores. Según los datos de Dataforce, en 2023 FIAT vendió un total de 62,000 unidades del FIAT 500e eléctrico y 104,000 unidades del FIAT 500 de combustión interna.

Híbrido ligero


Las informaciones que circulan recientemente, no confirmadas por FIAT, sugieren un movimiento aún más sorprendente. Según Il Corriere della Sera, el nuevo FIAT 500e, originalmente diseñado como un vehículo completamente eléctrico, podría transformarse para incorporar una opción de gasolina, posiblemente como un híbrido ligero.

Sin embargo, es importante señalar que esta afirmación plantea dudas, dado que se trata de una tarea altamente compleja y hasta cierto punto poco probable. La viabilidad de tal conversión es cuestionable y deberíamos tratar esta información con escepticismo hasta que se confirme oficialmente por parte de la empresa.

Con todo, Automotive News habría obtenido información sobre ciertos requerimientos que la marca italiana habría solicitado a sus proveedores relacionadas con este cambio. Así como una carta vinculada con el tema que un representante de Stellantis «no habría negado», aunque se habría abstenido de hacer más comentarios al respecto.

Con información de El Universal

¿Qué opinas de esto?