Caraqueños pasan hasta días en una estación para surtir sus vehículos de combustible.

Caracas no escapa de la crisis. Desde hace más de dos semanas la capital venezolana amanece con largas filas de personas en sus vehículos que pasan hasta cuatro días a la espera de ser surtidos de gasolina, y en plena fase exponencial de la pandemia de coronavirus.

Las fallas en el suministro del combustible que han golpeado durante varios meses al interior del país  se repiten en la capital venezolana, donde los caraqueños deben madrugar en vano para poder equipar sus automóviles.

Varias días esperando

Andrea y su familia han hecho la cola para abastecer sus vehículos durante cuatro días seguidos. Desde el domingo y hasta este miércoles la respuesta de los trabajadores de la estación de servicio en San Bernardino ha sido que “la gasolina se acabó” o “la gandola no va a llegar”.

“En la primera cola que hizo mi mamá, el día domingo, un funcionario de la GNB le dijo en su cara que sí había gasolina, pero que cerraban la bomba porque hasta esa hora despachaban el combustible (5:00 p.m.). A pesar de que mí mamá le insistió porque estuvo desde las 6:00 de la mañana en la cola, el funcionario le dijo que si mi mamá le traía comida a todos los funcionarios de la bomba podían arreglarse”, destacó la joven.

Largas colas desesperan a los conductores

Cindy y Jorge salieron desde Catia, en la parroquia Sucre, hasta la bomba de La Castellana, en la avenida Francisco de Miranda con el fin de abastecer su vehículo. Duraron dos horas buscando dónde culminaba la cola para empezar a hacerla; sin embargo, al llegar al punto final, en la plaza de La Castellana, solo duraron 30 minutos porque la cola no se movía.

“Tengo poco menos de medio tanque, pero no creo que soporte tantas horas de cola, al menos que en verdad la necesite por emergencia, de resto no salgo de mi casa”, dijo la joven de 22 años de edad.

Cindy comentó que prefiere comprar la gasolina “revendida” para evitar las largas colas que reaparecen en la capital. Destacó que en Catia, a la altura de Los Flores, las colas eran kilométricas y llegaban “casi al túnel del 23 de Enero”.

¿Qué opinas de esto?