Carne de laboratorio: Una alternativa que cambia el método convencional de su producción

¿Se imagina comer una hamburguesa y tener la certeza de que ningún animal fue sacrificado para producirla? Suena descabellado, pero se trata de algo real, y que llegaría a las tiendas en un futuro no tan lejano.

En el 2013, el científico Mark Post mostró al mundo la primera hamburguesa de laboratorio. En vez de obtener la carne a través de la muerte de una vaca, Post y su equipo tomaron células de ese animal y las empezaron a “cultivar”; es decir, mediante el uso de tecnología especializada y un caldo de nutrientes, lograron hacer que estos diminutos elementos se multiplicaran hasta formar tejido muscular y, finalmente, carne.

Hoy, ya son varios los emprendimientos que trabajan en perfeccionar este proceso y lanzar la primera carne “cultivada” o de laboratorio al mercado, ya sea de ganado, ave o pescado. Entre estos están Mosa Meat, cofundada por Post, así como SuperMeat, Finless Foods Memphis Meats.

¿Qué opinas de esto?