El Barça vuelve a golpear en el Bernabéu para acercarse al título liguero

Fiel a su costumbre, el Barça volvió a imponerse en el Bernabéu. Lo hizo de forma distinta a la Copa, más fiel a su estilo, dominando el juego, imponiendo el toque al corazón blanco. Nada se puede reprochar al Madrid, que lo intentó de principio a fin, pero que ha caído en la melancolía.

Los azulgranas eliminaron definitivamente a los blancos de la Liga con Messi gobernando con la pelota y Piqué sin ella. Al Madrid le queda la Champions como único asidero, y el Ajax aparece como una amenaza imponente.

Puede que fuera una temeridad mantener el mismo equipo que actuó en Copa y que tendrá que afrontar el duelo decisivo ante el Ajax, pero tenía su lógica. Al Madrid sólo le había faltado el acierto y Solari apostó por quienes le parecían más fiables, con la inclusión de Bale por Lucas. Ese simple detalle, más la aparición de Arthur en el lado azulgrana, cambió la relación de fuerzas para dar la ventaja al Barcelona, incontestable cuando tuvo la pelota.

Arthur mejora cada jugada. La pelota pasa por él y la jugada acelera. Por eso todos parecieron mejores, especialmente los volantes: Busquets, Rakitic y la aportación de Sergi Roberto, falso lateral. La calidad en el toque del de Reus en el toque fue esencial para abrir el melón en una pared de primeras que el croata finalizó con clase. Picó sobre Courtois, tras deshacerse de Ramos en velocidad, y anotó el 0-1.

¿Qué opinas de esto?