El mundo busca frenar la segunda ola de Covid-19 sin reconfinarse.

Desde Francia hasta Canadá, pasando por el Reino Unido y China, el mundo multiplica las medidas sanitarias para contener la segunda ola de la pandemia de Covid-19, que el martes 15 de septiembre dio un respiro a Australia, donde no se registró ninguna nueva muerte por primera vez en dos meses.

Las cifras avanzan lenta pero inexorablemente: la pandemia de nuevo coronavirus provocó al menos 929.391 muertos en el mundo desde que apareció en China en diciembre, según un recuento de la AFP.

Además, 29.329.390 personas contrajeron la enfermedad, a un ritmo de más de 300.000 caso diarios en los últimos días, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que registró el domingo un nuevo récord de casi 308.000 nuevos contagios en 24 horas.

«Lo que estamos viendo en las cifras de estos días debería preocupar a todo el mundo», dijo el lunes 14 de septiembre el primer ministro canadiense Justin Trudeau, cuyo país registró el fin de semana más de 1.300 nuevos casos, algo que no se veía desde principios del verano boreal.

«La última cosa que queremos es revivir este otoño es un confinamiento como en la primavera», advirtió Trudeau, recordando la importancia de seguir las reglas de salud pública.

El objetivo en todo el mundo es evitar un reconfinamiento generalizado, como decretó Israel a partir del viernes próximo por al menos tres semanas, ya que se teme que agrave las ya duras consecuencias económicas de la pandemia.

La alternativa por el momento es tomar medidas más rigurosas en el plano sanitario, incluso confinamientos limitados a un foco o ciudad.

Más controles en Europa

En Canadá, la provincia de Quebec (este), una de las más pobladas del país, se convirtió el sábado en la primera en sancionar a las personas que se niegan a utilizar la mascarilla en espacios públicos cerrados.

En Francia, por ejemplo, donde se declararon el lunes 14 de septiembre más de 6.000 nuevas infecciones tras un pico de 10.561 casos el sábado, se prohibieron las fiestas estudiantiles, las salidas escolares o las reuniones de más de diez personas en varias grandes ciudades, entre ellas Marsella (sur) y Burdeos (suroeste).

Birmingham, segunda ciudad más poblada del Reino Unido, prohibió a partir del martes 15 de septiembre todas las reuniones entre familiares o amigos. En toda Inglaterra, ya está prohibido desde el lunes reunirse a más de seis personas de hogares diferentes.

La tasa de desempleo empieza a subir en el Reino Unido y pese a ser aún baja, de 4,1% en julio, los economistas prevén que se acelere en el otoño, lo que está presionando al gobierno a actuar para preservar puestos de trabajo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la pandemia empeorará en Europa en los dos próximos meses y la mortalidad va a aumentar.

«Va a ser más duro. En octubre, en noviembre, se verá una mortalidad más elevada» en Europa, declaró en una entrevista a la AFP el médico belga Hans Kluge, director para la región de la organización.

En América Latina y el Caribe, la región más afectada del mundo con más de 8,3 millones de casos y más de 312.000 muertos, Perú recibió el lunes una pequeña luz de esperanza, al registrar su menor cifra diaria de decesos (102) en casi cuatro meses.

El total de casos confirmados de coronavirus subió a 733.860, y los nuevos contagios a 4.241 en las últimas 24 horas, según el balance diario del ministerio.

¿Qué opinas de esto?