Diariamente se conectan en Facebook 1.490 millones de personas y al mismo tiempo la red revisa dos millones de piezas de contenido sospechoso. La empresa trata de disminuir el terrorismo, las noticias falsas y el racismo, por ello abrió en Barcelona (España) un centro de control de contenidos que contará con 800 moderadores y un grupo de periodistas.

“Nuestro trabajo es crear un espacio seguro para todos los usuarios. Es duro, en todas las comunidades hay buenos y malos”, dijo el director de Community Operations de la compañía, David Geraghty.La red social tiene dos maneras de detectar contenido sospechoso, el primero son las denuncias de usuarios y  el segundo es un sistema de inteligencia artificial y machine learning que lo identifica automáticamente.