La inflación aumentó el déficit presupuestario británico

El Reino Unido registró un déficit presupuestario mayor de lo previsto en febrero, impulsado por los pagos de subvenciones a los más necesitados y el efecto de la inflación, informan medios internacionales. Agregan que, aunque las elecciones generales están previstas para 2024, es poco probable que el próximo Gobierno pueda resolver la situación que atraviesa el país, en recesión desde 2023.

El endeudamiento neto del sector público, excluidos los bancos estatales, fue de 8.400 millones de libras (10.730 millones de dólares) el mes pasado, por debajo de los 11.840 millones de libras (15.130 millones de dólares) de hace un año, indica la Oficina Nacional de Estadística. No obstante, la factura fue superior a lo que esperaban los economistas en un sondeo de una agencia de noticias internacional que había apuntado a un déficit de solo unos 5.950 millones de libras (7.600 millones de dólares).

Con las elecciones generales a la Cámara de los Comunes (Cámara Baja) del Parlamento británico previstas para antes de finales de año, las cifras subrayan el escaso margen con el que dispondrá el próximo Gobierno para financiar medidas que impulsen la anémica economía británica, explica el diario.

La agencia señala que, a falta de un mes, el déficit presupuestario acumulado en lo que va de año se sitúa en 106.800 millones de libras (136.470 millones de dólares), un 4,1% menos que en los once primeros meses de 2022-2023. Sin embargo, la agencia destaca que las perspectivas para 2024-2025, que comienza en abril, parecen más complicadas.

El Reino Unido ha sido uno de los países más afectados por la crisis energética derivada de las restricciones contra los recursos energéticos procedentes de Rusia, impuestas a Moscú por su operación militar especial de des-nazificación en Ucrania. El país entró en recesión técnica a finales de 2023 tras dos trimestres con resultados negativos al hilo.

Con información de Sputnik

¿Qué opinas de esto?