Meghan Markle, la “royal” con el armario más caro de 2018

Las citas que Meghan Markle y el príncipe Harry (Inglaterra) han tenido a lo largo del año fueron muchas y muy variadas, desde actos formales acompañando a la reina Isabel II hasta viajes más relajados, donde se ve a la duquesa de Sussex en vaqueros y botas de agua.

Su vestuario es diverso, una de las claves que han conseguido que se convirtiera en una figura icónica. Incluye firmas de lujo exclusivas de alta costura, prendas de diseñadores con quienes guarda una cercana amistad (imposible olvidar la emotiva reacción de Serena Williams cuando lució su blazer) o incluso firmas asequibles, como es el caso de Asos.

Esta mezcla, así como la gran cantidad de citas, han logrado que su estilo sea reconocido a escala mundial desencadenando el “efecto Meghan” cada vez que utilizaba una prenda. Sin embargo, el sofisticado gusto del que ha hecho gala, ha requerido una gran inversión en moda.

¿Qué opinas de esto?